VIDAL & CONDOR
DESPACHO DE ABOGADOS EN MADRID

  • 20 años de experiencia profesional
  • Premio “Avanza Quality Awards”
  • Seriedad y máxima profesionalidad
  • Amplia experiencia Penal

NOTICIAS

La juez encargada del Registro Civil de Barcelona somete a cuestionarios de cultura general a los extranjeros que aspiran a obtener la nacionalidad .

Los extranjeros que viven en Barcelona y quieren ser españoles se enfrentan, desde hace dos meses, a un examen peculiar. A la juez encargada del Registro Civil de la ciudad, María del Mar Ortega, le ha dado por plantear cuestionarios de cultura general a quienes aspiran a obtener la nacionalidad. A diferencia de lo que ocurre en países como Estados Unidos, la ley no prevé en ningún caso someter al aspirante a un test que incluye preguntas sobre la historia reciente del país -"¿Quién fue Carrero Blanco?"- su ordenamiento jurídico -"cite y explique un artículo de la Constitución Española"- e incluso preguntas trampa: ¿Dónde termina el Camino de Santiago?Entre los extranjeros empadronados en Barcelona circulan ya chuletas con las respuestas óptimas a esa suerte de Trivial. Los abogados expertos en extranjería creen que la iniciativa es "arbitraria" o, cuando menos, "discrecional". Pero no todos sus clientes pasan por el mal trago, sino que son escogidos de forma aleatoria cuando acuden a la entrevista en las oficinas de la plaza del Duque de Medinaceli, un personaje histórico sobre el que, de momento, no hay preguntas.

"Acreditar conocimientos no es un requisito que exija la ley. Este examen de la EGB confunde la adaptación a la cultura española con el nivel cultural", denuncia Olga Hernández, de la Asociación Catalana de Profesionales de la Extranjería (ACPE). Los letrados de esta asociación han acompañado a sus clientes a las entrevistas y han sido testigos de las preguntas. Según Hernández, la iniciativa "carece de cobertura legal". Otro abogado que acredita los cuestionarios es Antoni Segura, vocal de la comisión de Extranjería del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, que ve en la actuación de la juez una "extralimitación".

Algunas preguntas, sostiene Segura, son excesivas y pondrían en un brete a ciudadanos con DNI español. "Aunque la ley no lo pide, es razonable que un aspirante a la nacionalidad sepa quién es el rey de España o el presidente del Gobierno. Pero es más dudoso que tenga que saber si existe la cadena perpetua", razona. Otras cuestiones de índole personal -"¿Qué puede aportar usted a este país?"- le parecen innecesarias: "¿Qué clase de pregunta es esa?".

Para conceder la nacionalidad a un extranjero, el Código Civil exige que su residencia sea "legal y continuada" y que muestre "buena conducta cívica" y "suficiente grado de integración en la sociedad española". El reglamento del Registro Civil añade que el encargado del expediente deberá "oír personalmente al peticionario, especialmente para comprobar el grado de adaptación a la cultura y estilo de vida españoles". Todavía un peldaño por debajo de esas normas, existe una instrucción aprobada en 2007 por la Dirección General de los Registros y del Notariado -que depende del Ministerio de Justicia y decide, en última instancia, sobre la concesión de la nacionalidad- que insiste en que el extranjero "demuestre su conocimiento de la cultura del país, como signo de integración social". Pero no habla de cuestionarios. El año pasado se detectó un conflicto similar en el registro civil de Getafe, en Madrid. "Aquí habíamos visto algo parecido en pueblos pequeños, pero nunca en una capital como Barcelona", puntualiza.

Los abogados de ACPE se encontraron con el cuestionario a la vuelta de vacaciones. "Los clientes salen de allí blancos y nerviosos. Nos hemos dedicado a recopilar las preguntas. Una chica nigeriana respondió que el presidente de la Generalitat era Joan Laporta. Pero lo más divertido es que luego hablamos con el marido, que es español, y él también creía que Laporta es el presidente", cuenta con sorna. Hernández cita el caso de otra persona que contestó "Messi y Ronaldo" a la pregunta sobre dos deportistas españoles.

Como los test son recientes y los plazos en extranjería, muy largos -se están dando citas sobre nacionalidad para de aquí a dos años- se ignora si tienen consecuencias. Es decir, si la juez va a emitir informes positivos o negativos según las respuestas que se le brinden. Este diario intentó ponerse en contacto, sin éxito, con el Registro Civil. Un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña precisó que no se han recibido quejas por ese tema. Y Segura añade que, desde hace una semana, los funcionarios no están haciendo test. "No sabemos por qué. Igual está renovando las preguntas, porque siempre son las mismas y nuestros clientes ya se las saben".

Fuente:http://www.elpais.com/articulo/cataluna/trivial/ser/espanol/elpepiespcat/20111010elpcat_7/Tes

 10/10/2011